El gran salto

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Hola, aquí van las dos reflexiones de hoy.

 

1.

Cuando se presenta la ocasión de vender la idea de un proyecto que te ilusiona tienes que aprovecharlo.

Un truco: Cierra los ojos y piensa en una piscina de trampolines.

Si cada ventaja de tu idea fuese un trampolín, ¿qué beneficio pondrías en la plataforma más alta?

Concéntrate en explicar ésta: es tu gran salto.

Breve, claro y con impacto.

 

 2.

Un esprint es fantástico como recurso puntual. En cambio, si  los nervios y las prisas son la forma habitual de cumplir con los plazos, aquí hay un problema.

Se suele formar un consenso rápido en atribuir el problema a la falta de personal y la mala organización del trabajo (y puede ser que sea así).

Pero considera otra posibilidad: la incapacidad del equipo de aislarse de las distracciones y mantener un ritmo de trabajo vivo y constante a lo largo de todo el ciclo.

 

+ 1

“Los testigos visuales dicen qué salto, caramba qué salto“.

Manel.

¿Quieres recibir cada viernes el 2+1 en tu correo? Es gratuito

Contáctanos

Solicita más información

Rellena el siguiente formulario con tus datos y nos pondremos en contacto lo más rápido posible, gracias.